Albisteak

 

La sociedad pública Sestao Berri, formada al 50% por el Ayuntamiento de Sestao y el Gobierno vasco, ha iniciado el derribo del número 33 de la calle Txabarri, un edificio de cuatro alturas que no reunía las condiciones óptimas de habitabilidad. Los  trabajos de demolición tienen un coste de 60.000 euros y se van a prolongar hasta el mes de junio, cuando las excavadoras llegarán a cota 0 y dejarán limpio el solar para acometer la próxima reconstrucción del inmueble.

Los números 33, 35 y 55 de la calle Txabarri forman parte de la segunda fase del plan de rehabilitación de Txabarri-El Sol que promueven el Consistorio sestaoarra y el Ejecutivo autonómico a través de Sestao Berri. La primera fase, que consiste en la rehabilitación integral de los números 25, 27, 29 y 31, dio comienzo la semana pasada con una inversión de 3,5 millones de euros.

En los solares de los números 33, 35 y 55 se van a levantar tres bloques nuevos que albergarán 27 viviendas de protección oficial en total, de las cuales el Ayuntamiento será titular de 18 con el fin de sortearlas en régimen de alquiler social entre los vecinos y vecinas de Sestao.

Los proyectos de construcción están listos y fijan en 2,8 millones de euros la inversión necesaria para llevar a cabo la operación. Las obras está previsto que den comienzo en 2016 y que finalicen en 2017. En estos momentos los números 35 y 55 se encuentran libres de cargas puesto que los edificios fueron demolidos hace tiempo.

La segunda fase del plan de rehabiliación de Txabarri-El Sol forma parte del proyecto europeo Papyrus. Este programa promueve la contratación de materiales de construcción innovadores en los procesos de regeneración urbana. En este caso, Sestao Berri ha recibido una subvención de 40.000 euros de la Unión Europea para la adquisición de soluciones novedosas para las fachadas y las ventanas de los edificios que se van a reedificar en los números 33 y 35.

El proceso de licitación de este contrato dio comienzo el pasado mes de marzo y finalizará en julio con la adjudicación en todas las ciudades que forman parte de Papyrus y que son Torino (Italia), Oslo (Noruega), Enzkreis (Alemania) y Sestao.

El alcalde de Sestao, Josu Bergara, ha mostrado su satisfacción por “este nuevo paso en la eliminación de la infravivienda” así como por el número de proyectos de regeneración urbanística que actualmente hay en marcha en la calle Txabarri. En este sentido, ha recordado que en un pequeño tramo de calle “estamos rehabilitando cuatro bloques, estamos tirando otro para dar paso a la construcción de pisos nuevos de protección oficial en un año y recientemente hemos concedido licencia a una empresa privada para reconstruir el número 59. Yo creo que es un buen síntoma de que se está haciendo bien el trabajo y está saliendo adelante a pesar de las dificultades económicas que vamos encontrando en el camino”.