Albisteak

 

El Ayuntamiento de Sestao ha aprobado las ordenanzas fiscales para 2016, con una actualización general del 0,2% similar al IPC interanual de la Comunidad Autónoma del País Vasco. El Consistorio ha decidido exceptuar de esta pequeña subida el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de las viviendas, las estancias en la residencia de personas mayores Juan Ellacuría y el servicio de ayuda a domicilio, que se mantienen congelados.

Según ha defendido la concejala de Hacienda y Patrimonio, Leire Corrales, las ordenanzas fiscales para el próximo año siguen un planteamiento “progresista y progresivo” porque “se grava más a quien más dinero tiene”. Así, ha explicado que el incremento aplicado a las grandes empresas del municipio será mayor que a las familias.

En 2016 se introducirá una tasa nueva en las ordenanzas para cobrar a las entidades bancarias que tienen cajero automático en la vía pública. Otras dos importantes novedades de cara al próximo año serán el redondeo a la baja del precio de la grúa y la aplicación de una bonificación del 50% a las comunidades de vecinos del ARI Txabarri-El Sol que instalen andamios en la vía pública para efectuar reparaciones en sus edificios. Con esta medida se pretende seguir dando un impulso a la rehabilitación urbanística de la parte baja del municipio.

Paralelamente, el Ayuntamiento ha decidido mantener las 33 bonificaciones fiscales que se encuentran actualmente vigentes y que benefician sobre todo a las personas con rentas bajas que cobran la Renta de Garantía de Ingresos.

En la sesión plenaria celebrada esta mañana, el equipo de gobierno se ha comprometido a elaborar una ordenanza municipal para conceder ayudas para pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles. Estas ayudas irán destinadas a las unidades familiares con rentas más bajas y con ellas se pretende reforzar la protección social de las personas que peor lo están pasando en estos momentos.