Albisteak

 

El Ayuntamiento de Sestao ha comenzado a aplicar un tratamiento antideslizante a varios tramos de acera que son complicados para el paso de las personas debido a la orografía del terreno, sobre todo en épocas de lluvia.

Según ha explicado la concejala de Obras y Servicios, Leire Fernández, se trata de un tratamiento abujardado mecánico que consiste en una maquina que lleva acoplada un disco de vidia (lijadora), menos abrasivo que una fresadora, la cual se pasa sobre las baldosas de tal forma que no estropean el dibujo de la misma y sin embargo, desprenden la primera capa de acabado de la baldosa -aproximadamente 3 milímetros-, lo suficiente para que salga la rugosidad de la misma y aumente adherencia del calzado.

El objetivo de esta medida es seguir mejorando la seguridad de los vecinos y vecinas que caminan por las aceras y, al mismo tiempo, evitar resbalones y caídas de quienes tienen problemas de movilidad y de la gente mayor.

Las zonas donde se está empleando este tratamiento antideslizante son la calle Antonio Trueba (en las baldosas podotáctiles), calle San Diego (tramo comprendido entre los números 12 y 14), Grupo el Carmen, Calle Doctor Ferran, Calle Los Baños, Calle Juan Crisóstomo Arriaga y calle La Galana.

Con esta intervención, el Ayuntamiento de Sestao quiere atender las demandas de los ciudadanos que en los últimos meses han presentado instancias poniendo este problema en conocimiento del área de Obras y Servicios.

Semáforos acústicos
Por otro lado, el Consistorio ha instalado recientemente dos nuevos semáforos acústicos adaptados para las personas con discapacidad visual en el número 45 de la calle Gran Vía (a la altura de la cruz de Kueto) y en el número 60 de la calle Gran Vía (a la altura de la antigua guardería José Mencía).

En la actualidad son 7 los semáforos acústicos existentes en el municipio puesto que anteriormente ya había 5 funcionando en los pasos de peatones del entorno de la plaza del Kasko (Alda Las Llanas, Vía Galindo, Aizpuru, Plaza del Kasko, y Gran Vía).
Todos ellos se encienden mediante la activación de un mando a distancia que suministra la ONCE a sus usuarios/as.