Noticias

El consumo de alcohol está tan extendido en nuestra sociedad que a menudo ni siquiera reparamos en las rutinas de las que forma parte. Nos hemos acostumbrado a asociarlo a cualquier tipo de celebración, de manera que lo acabamos considerando la cosa más natural del mundo. Niñas y niños se socializan en un ambiente en el que se da por hecho que, para celebrar cualquier evento, las bebidas alcohólicas son imprescindibles. De esta manera, con los años acaban absorbiendo esa especie de «mandato social», como si fuera una decisión propia. Cuando llega la adolescencia, edad en la que experimentar es prioritario, el alcohol del que tanto han oído hablar y sobre el que tanto han visto, forma parte casi inevitable de su exploración.

La animación que presentamos, «Los 40 de mi papá», es una historia breve, de menos de 3 minutos, en la que se visualiza una experiencia en la que una familia decide organizar sus celebraciones de manera diferente a la que damos por supuesta.

Con esta animación pretendemos contribuir a la necesaria reflexión social sobre la omnipresencia del alcohol en nuestras vidas.

Confiamos en que guste e interese.

Acceso a la animación: https://bit.ly/2NLtq4s

Una iniciativa del Programa Municipal de Prevención de Adicciones