Noticias

 

Los consumos de alcohol, tabaco, ansiolíticos, cannabis u otras sustancias, así como el juego, no desaparecen como consecuencia de la crisis actual. Algunos incluso podrían aumentar. En la «nueva normalidad» la prevención será más necesaria que nunca, para que consumos provocados por circunstancias excepcionales no se hagan crónicos.

Esta prevención no es un asunto de equipos especializados. Es una tarea social que adquiere sentido gracias a la colaboración entre agentes y entidades que trabajan o hacen voluntariado en campos como la educación, la salud pública, el bienestar social, el desarrollo comunitario, la dinamización juvenil… Equipos que pueden incorporar a sus actuaciones criterios y orientaciones preventivos.

Esta Guía que compartimos es una herramienta útil para que estos equipos y organizaciones conozcan de manera sencilla los criterios científicos por los que se rige la prevención. Incluye un abanico de recomendaciones sobre cómo poner en marcha programas preventivos en condiciones que garanticen su eficacia.

Guía
Pautas Contenidos
1 Conocer a la población con la que se va a trabajar
2 Proponerse resultados claros y realistas
3 Examinar la evidencia disponible sobre la eficacia de lo que queremos hacer
4 Asegurar la lógica conceptual de las propuestas
5 Promover la participación comunitaria
6 Analizar la interacción de los programas con iniciativas de otros ámbitos
7 Disponer de una estructura adecuada en cuanto a recursos, oportunidades…
8 Programar las acciones: calendario, intensidad, duración…
9 Atender a la calidad de las acciones y de las relaciones entre agentes
10 Evaluar y explorar posibilidades de mejora

Esperamos que sea de utilidad.

Acceso a la guía: https://www.habilidadesparalavida.net/sestao/10-Pautas

Una iniciativa del Programa Municipal de Prevención de Adicciones