Noticias

 

La Emergencia Climática ha llegado para condicionar la agenda de los próximos años y décadas, al constituir una de las mayores amenazas para nuestro bienestar, un verdadero reto para nuestra civilización. La situación y la tendencia a escala mundial, y también en lo que a Euskal Herria respecta, no ofrece demasiado margen al optimismo, y menos aún a la pasividad. Para la juventud se ha convertido ya en la preocupación principal, y no sólo la emergencia, sino también la escasa respuesta política que se le ofrece al tema.

Durante estos últimos largos años la comunidad científica ha hecho llegar diversos avisos y comunicaciones sobre la evolución del cambio climático. El cambio climático está ocurriendo a consecuencia de la emisión masiva de Gases de Efecto Invernadero, y la razón principal de esas emisiones, aunque no sea la única, reside en la utilización de los recursos fósiles que quemamos para mantener nuestro metabolismo socioeconómico. El cambio climático, por lo tanto, lo provocamos nosotras y nosotros mayormente, y ya hemos comenzado a percibir sus consecuencias.

En los informes que se elaboran anualmente, hay indicios de que la situación ha comenzado a empeorar. En diversos informes publicados para diferentes instituciones y comisiones se señala de manera cada vez más clara que se precisa una profunda transformación, una revolución, en las políticas climáticas y energéticas, y por ende, en nuestra cotidianeidad, si pretendemos enfrentarnos a la situación y no queremos padecer los efectos más agresivos del cambio climático. En octubre de 2018, en un informe publicado por el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático IPCC, dicho grupo elevó el tono señalando que las políticas en vigor no tienen suficiente ambición, y demandando cambios sin precedentes en los sectores de la electricidad, la agricultura, el transporte y la industria.

En noviembre de 2018, el informe dado a conocer por el Panel Ambiental de las Naciones Unidas advertía que la situación es grave, subrayando que si no se redoblan los esfuerzos nos dirigimos hacia una catástrofe.

Contemplando el tema en su integridad, está claro que nos encontramos en un atolladero, y que se debe revisar lo propuesto y lo realizado hasta ahora. A ser posible, y en comparación con la situación anterior a la revolución industrial, al objeto de cumplir los Acuerdos de París del 2015 que tenían como objetivo no superar un ascenso de la temperatura de 1,5ºC, hemos de considerar que los pasos que se han dado hasta ahora son totalmente insuficientes.

Tal y como señalábamos al inicio, estamos ante un reto, y aunque nos hallemos ante una tarea que rebasa el ámbito de influencia y las capacidades del Gobierno Vasco, la situación reclama un esfuerzo compartido.

En nuestra opinión, debemos marcar el rumbo cuanto antes hacia una Euskal Herria que sea neutra en emisiones de carbono, y para eso es imprescindible llevar a cabo una transformación rápida y efectiva. Este proceso conllevará en nuestra sociedad cambios diversos y profundos, tanto en el tejido productivo como en la movilidad, así como en el ordenamiento territorial, etc., por lo que creemos que es imprescindible dar pasos rápidos y efectivos.

Mediante esta declaración institucional, nos marcamos como objetivo reconocer la gravedad de la situación, a fin de fijar la atención necesaria en la Emergencia Climática, al objeto de que en adelante todas las políticas públicas respondan a la situación de Emergencia Climática que vivimos.

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL

1.El Ayuntamiento de Sestao se compromete a adoptar los compromisos políticos pertinentes, aprobar las disposiciones necesarias y comprometer los recursos precisos para garantizar la neutralidad en carbono en Sestao tan pronto como una transición ecológica justa lo permita y, en cualquier caso, nunca más tarde del año 2050.

2.El Ayuntamiento de Sestao, en sintonía con la futura Ley Vasca de Cambio Climático y dentro del ámbito de sus competencias, establecerá un Plan de Acción Climática local alineado con la Estrategia de Cambio Climático de Euskadi, Klima 2050, y con el Plan de Acción Climática de Euskadi. Este Plan integrará la mitigación y la adaptación al cambio climático en todas las actuaciones de planificación sectorial y territorial de su competencia teniendo en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero y los riesgos a que está expuesto por efecto del cambio climático.

3.Este Plan de Acción partirá de un diagnóstico en torno a todos los factores de competencia municipal que provocan el cambio climático, que se realizará en el plazo de 14 meses. Este diagnóstico contará con aportaciones ciudadanas, para lo cual se pondrá en marcha un proceso participativo a lo largo de 2020.

4.Mientras tanto, el Ayuntamiento de Sestao actuará con decisión en la puesta en marcha de acciones que ayuden a mitigar la crisis climática. Asimismo, promoverá acciones que contribuyan a la adaptación del municipio de Sestao al cambio climático.

5.El Ayuntamiento de Sestao se compromete a promover la colaboración público-privada con los sectores económicos del territorio en la adopción de medidas de compromiso con el medio ambiente que contribuyan a mitigar la crisis climática y reduzcan las emisiones de CO2, en el objetivo de lograr la neutralidad de carbono de Sestao. Asimismo, promoverá los acuerdos interinstitucionales que faciliten el logro de estos objetivos.

6.El Ayuntamiento de Sestao se compromete en la mejora de la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional respecto de la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, y la reducción de sus efectos y a comunicar a la ciudadanía los riesgos y las acciones a realizar ante los mismos.

7.El Ayuntamiento de Sestao apuesta por la acción ejemplarizante de la administración local ante la emergencia climática que se pondrá de relieve en el ámbito de sus competencias y en sectores clave de actividad.

EAJ-PNV  PSE-EE   EH BILDU  PODEMOS EQUO